CNT Dice
  • En ausencia de “El Chito” Glafiro le pone el dedo… Nos tronó finanzas

Fifís vs. Chairos

Mucho se ha comentado sobre el autoritarismo que nos espera una vez que entre en funciones como presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Y no sólo eso, sino varias cosas más como la intolerancia y las medidas populistas que mucho daño le pueden hacer a la economía del país.

Por un lado, el afán de protagonismo del futuro mandatario de México lo ha expuesto en este periodo de transición a salir tres o cuatro veces en los medios. A dar anuncios, algunos irrelevantes. A dar conferencias de prensa con temas que pueden esperar y estar en la agenda un día sí y otro también.

Este afán de atraer reflectores lo han puesto en un desgaste social innecesario antes de que empiece a gobernar.

Ha sido tanto este desgaste, que hasta tuvo que salir su esposa a pedir que con su hijo no se metieran, luego de que el pequeño también ha sido blanco de críticas.

Ha sido tal ese desgaste que el próximo presidente salió a defender sus proyectos, los de él, los que salieron de su cabeza, para señalar un discurso digno de todo un estadista “me canso ganso de que lo hago”.

Aguas, tal parece que estamos ante la presencia de un hombre que sólo quiere tener la razón. Y ya con poder, imagínense cómo será. El poder enferma y transforma a las personas.

Ya hemos visto los efectos de aquellos que no están preparados para asimilarlo: se sienten reyes, intocables y hacen lo que quieren. Muchos de ellos hoy están en la cárcel. Otros para ese destino irán a parar.

“Les guste o no les guste, a los adversarios, a los fifís, a la prensa fifí, me canso ganso que se construye”. Se refería al Tren Maya, que, incluso, antes de ejercer el cargo, ya comenzó a hacer estudios y ya lo da por un hecho. Sus fanáticos lo defienden.

Pero no me imagino cómo le hubiera ido a Peña Nieto si hubiese dado un discurso similar: “Les guste o no les guste, a los adversarios, a los chairos, a la prensa chaira, me canso ganso que el nuevo aeropuerto se construye”.

O a Angélica Rivera un #ConLosNiñosNo cuando le tundieron a sus hijas, sobre todo a Regina, la más pequeña y que es menor de edad.

Hay mucha incongruencia. Hay mucha intolerancia, y no sólo del López, sino de muchos de sus seguidores y eso no pinta nada bien.

Por ejemplo con lo del tema del Tren Maya, que a su decir, parece más un capricho personal que una obra que genere desarrollo, inversión y divisas para el país.

Pone a consulta el nuevo aeropuerto al que el gobierno invertiría 80 mil millones de pesos. Pero le vale los que opinen en contra y dice que va hacer a como dé lugar el famoso tres el cual costará casi el doble.

Son cosas que no entiendo.

Otro asunto es el de usar un discurso de campaña que durante muchos años generó división y encono, como es el de “clasificar” a la población en “fifís-adversarios” a los que no piensan como él.

Iba a comentar que debe alguien decirle que está mal, pero creo que el Presidente electo ha de estar en un plan soberbio en el que no escucha a nadie que le diga algo contrario a lo él cree.

Que no escucha, que no se deja asesorar, que en las reuniones de trabajo sólo él habla y da órdenes; que nadie puede contradecirlo en absolutamente nada.

No puede dividir el país en fifís contra chairos. Él tiene que gobernar para todos, ser tolerante y escuchar. Él fue oposición y clamó que las autoridades lo voltearan a ver. No puede iniciar un régimen basado en la venganza y en la división de la gente.

Caray, y eso que aún no empieza.

Ni hablar, eso sucede cuando se vota con el hígado.

EN CINCO PALABRAS.- Caray, serán seis larguísimos años.

PUNTO FINAL.- Los ingenuos confundieron lo grandioso con lo grandote.

Twitter: @Mauri_Zapata
Instagram: Mauricio_zapata18

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.