CNT Dice
  • “Diálogo ciudadano por la paz y el bienestar”, uno para oír y otro para escuchar

Los pecadores

Morena de ubica como el partido a vencer en las proximas elecciones locales de Tamaulipas. Al menos esa es la percepción que están generando.

Sin embargo, ¿realmente será un partido destinado a ganar la mayoría del Congreso local en el 2019?

Quien lo crea así, me parece que no está midiendo bien las varas.

Para empezar, este organismo político se sigue comportando como movimiento opositor en el país, y no como un partido político en el poder.

Morena nació para joder a los gobernantes en turno. Esa es su genética.

Pero ahora están en la tablita de ser los que ostentan el poder y la mayoría en las cámaras legislativas y dejar de ser el partido bravucón que de todo la hace de jamón.

Muchos morenistas traen en la sangre las ganas de fregar y no de construir. Lo vemos con el mismísimo López Obrador que nomás subió a un templete de provincia y lo traicionó su discurso madreador de candidato y dejó a un lado su investidura de Presidente Electo; del político que tiene que empezar a construir y no a dividir.

Pero en esas mismas está Morena. Y está así en Tamaulipas en donde el año que entra se renovará el Poder Legislativo.

Morena aún está briago de triunfo. No les ha llegado ni la cruda poselectoral. Ellos siguen festejando y burlándose de los perdedores, mientras que algunos de esos perdedores ya trabajan con los posibles cuadros que mandarán a buscar el voto.

Morena aún no digiere que ya ganaron y que ya debe comportarse como un partido político que en las siguientes elecciones no contará con un candidato como López Obrador que los hizo ganar.

No. El año que entra no tendrán la fuerza que tuvieron en el 2018. Esa fuerza impulsada por una ola llamada AMLO y que hizo que mucha gente votara ciegamente por ellos.

Morena no está trabajando como partido sino como movimiento. Morena será ahora gobierno y recibirá los golpes y eso no lo han palpado ni medido. Creen que todo será igual que en el 2018.

Hay quien señala que el partido del presidente López operará en las entidades y gastará lo que sea necesario para que ganen cualquier elección sin problema alguno.

Pero nadie ha calculado que el dinero de programas sociales para el 2019 se suelta hasta finales del primer semestre, es decir, que no tendrán muchos recursos para hacer una elección de estado que les permita comprar conciencias para triunfar.

Se enfrentarán a un panismo tamaulipeco que ya aprendió lo que es estar en el poder, y vaya que les costó hacerlo.

Se enfrentan a un PRI herido, pero con agallas. A muchos se les olvida que ellos inventaron la “ingeniería electoral”.

Se enfrentan a un MC envalentonado. A un PVEM dispuesto a negociar con el mejor postor y a un PRD que busca sobrevivir.

No será una elección fácil para nadie, pero si los “morenos” no se aplican, si no le bajan dos rayitas a su soberbia, si no se ponen a chambear en serio y si no dejan atrás su discurso absurdo, no ganarán ni una curul.

Así que aguas.

Quien asegure que Morena se apoderará del Congreso de Tamaulipas, peca de arrogancia, pero sobre todo de una evaluación detallada y a fondo de lo que ha sido, es y será Morena en el futuro inmediato.

Por lo pronto, la elección del 2019 es de pronósticos reservados.

EN CINCO PALABRAS.- No hay nada para nadie.

PUNTO FINAL.- Para Voltaire, él fanático considera su creencia una obligación para todos. En suma, mal aquél que no piensa igual.

Twitter: @Mauri_Zapata
Instagram: mauricio_zapata18

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.