CNT Dice
  • Aunque usted no lo crea, todavía existen los carteros…¡felicidades en su día!

El futuro del PRI

En Tamaulipas el PRI jamás se preparó para ser oposición.

Si bien, ya empezaba a ver que la alternancia era inminente, no la esperaba tan pronto. Y no, no se preparó para ese momento.

En Tamaulipas, el PRI, más que como partido político, actuaba como una dependencia más de la esfera gubernamental.

Nunca habían operado como partido en una democrática contienda electoral. Y todos sus militantes no sabían cómo participar para tal efecto. Nadie se los había enseñado.

El priismo tamaulipeco había trabajado como un órgano de Estado, cuya labor era la de controlar a las distintas fuerzas sociales de la entidad y ponerlas bajo el mando de la estructura del gobierno.

Era un instrumento cuyos titulares eran parte del gabinete del gobernador en turno.

Tenían el poder y la sartén por el mango.

Hasta antes del cinco de junio de 2016, la militancia aún no estaba lista para dejar el poder y ponerse a trabajar.

Sus cálculos les fallaron. Según su propio guion, la alternancia podría haber llegado hasta el 2022, pero se adelantó seis años.

No aprendieron a ser oposición.

No estaban preparados para ello.

Y en estos dos años les ha costado mucho trabajo transitar por ese camino. Se les ha complicado mucho haber pasado de la cima a la sima.

Hoy, esa situación les está pesando.

Salvo algunos distritos y municipios, el partido tricolor le está costando muchísimo trabajo resurgir y ser la opción opositora que Tamaulipas necesita para cobijarse; pero no, no ha sido así.

El PRI de Tamaulipas ha sido muy golpeado; sus simpatizantes han sido víctimas del desprecio oficial, incluso, han sido hasta discriminados por los que ahora ostentan el poder.

Y no, no han sabido capitalizar esa situación ni ha sido un partido crítico, duro e incómodo como suele ser un partido de oposición.

Sólo a través de mensajitos anónimos a través del WhatsApp han sido “duros” contra el sistema actual.

Pero nadie ha tenido los tamaños para dar la cara y hacerlo de frente.

Nadie ha sido capaz de defender a los militantes víctimas de supuestas injusticias.

Estoy de acuerdo que iban a seguir una línea de ser oposición responsable y propositiva, pero tampoco lo han sabido hacer.

El golpe que les propinó el PAN fue muy duro y complicado de reponerse, pero a dos años de distancia aún siguen sobándose y no han sido capaces ni siquiera de levantarse de su esquina y ponerse en guardia.

A dos años de distancia, el priismo de Tamaulipas sigue usando los mismos métodos de trabajo que usaban cuando estaban en el poder y mientras sigan así, no se les augura un buen futuro. No les va a funcionar.

Al PRI le hace falta una voz fuerte, una voz determinante, una guía, pero sobre todo, que les caiga el veinte de que son oposición y que sobre ese esquema deben de trabajar.

A dos años de distancia el priismo de Tamaulipas sigue sin ser un partido político, sino una dependencia de gobierno sin presupuesto ni apoyo.

A dos años de distancia el priismo de Tamaulipas sigue en la regadera en posición fetal con su bote de nutella deprimido y nostálgico.

Si no se reactivan y asumen su papel, seguirán por la vida dando lástima.

EN CINCO PALABRAS.- Deben empezar por el líder.

PUNTO FINAL.- “La ventaja se la lleva aquel que aprovecha el momento oportuno”: Johann Wolfgang Goethe.

Twitter: @Mauri_Zapata

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.