CNT Dice
  • Bien decía el líder del congreso; eso le compete al SAT

EPN: la gira, para estrechar lazos y atraer inversiones

Arabia Saudita.- Al llegar a Arabia Saudita, primero de cuatro países de la región que visitará, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que esta gira de trabajo forma parte de los esfuerzos por establecer vínculos y alianzas con los distintos polos económicos del mundo.
“Nuestro objetivo es ampliar y profundizar nuestro conocimiento mutuo y atraer inversiones generadoras de empleo”, señaló a través de su red social Twitter.
A bordo del avión presidencial TP01 “Presidente Juárez”, y en compañía de su esposa Angélica Rivera y miembros de su gabinete, el mandatario mexicano pernoctará en este país, cuyos 31 millones de habitantes hablan árabe y mayoritariamente son sunitas.

Al descender de la aeronave en la capital Riad, la Primera Dama, reporteras y todo el personal femenino, debido a las estrictas normas de los musulmanes, se vieron obligadas a vestir con “abaya”, que es un vestido negro que les cubre todo el cuerpo, y una “tarja”, que es una especie de mascada para cubrir toda la cabeza, en especial el cabello, además de que deben caminar detrás de los hombres.

En la Base Aérea “Rey Salmán”, el jefe del Estado mexicano fue recibido por su alteza real el príncipe Turki Bin Abdullah, gobernador de la provincia de Riad; el embajador Mohamed Al tobaishi, jefe de Protocolo Real, y el ministro saudí en la Comisión de Honor; además de Arturo Trejo Nava, embajador de México en Arabia Saudita.

La única visita a nivel Ejecutivo se llevó a cabo en 1975, cuando Luis Echeverría, entonces presidente de México, fue invitado por el entonces rey Khalid Bin Abdulaziz Al Saud. Nuestro país y Arabia Saudita establecieron relaciones diplomáticas el 12 de septiembre de 1952 y abrieron las respectivas embajadas en 1981, sin embargo, no habían fortalecido relaciones debido a que ambas naciones son petroleras.

De acuerdo con la Presidencia de México, la actual Visita de Estado reviste una importancia particular, ya que se trata de la primera gira de un presidente  mexicano en cuatro décadas, y tiene el propósito de reforzar las relaciones bilaterales entre ambos países, así como aprovechar que tanto nuestra nación como Arabia Saudita están comprometidas con el libre comercio.

UN PAÍS MUY CONSERVADOR. Arabia Saudita es un país muy conservador y su gobierno no quiere abrirlo a influencias exteriores.

Las mujeres tienen que vestir una túnica negra llamada “abaya” y no pueden conducir un vehículo.

Si un árabe va con su mujer por la calle, lo usual es que él se pavonee unos pasos adelante y que ella camine detrás con los hijos.

Es normal darse la mano con los locales, tanto para saludarlos como para despedirlos de una reunión; los besos, sin embargo, no están permitidos bajo ninguna circunstancia.

La homosexualidad está prohibida en virtud de la ley islámica, por lo que los visitantes homosexuales deberán de reservar habitaciones separadas y evitar el contacto físico de cualquier tipo en lugares públicos.

Mostrar las plantas de los pies hacia cualquier persona en Arabia Saudita está considerado como un grave insulto, por lo que los visitantes deberán ser especialmente conscientes del lugar en el que apuntan sus pies mientras estén en lugares públicos.

Se debe evitar beber, cocinar o cepillarse los dientes con agua del grifo y optar por el uso de agua purificada embotellada para su consumo.

Beber leche también es arriesgado, ya que no se pasteuriza.

El petróleo ha permitido a Arabia, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos enriquecerse rápidamente, aunque sin un desarrollo social equivalente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.