CNT Dice
  • Quién será el alcalde electo que podría quedarse como “El perro de las dos tortas”?

El ejemplo de Don Adolfo

El libro titulado “El poder presidencial” de Juan José Rodríguez Prats, relata la personalidad, calidad moral y el estilo de gobernar de Don Adolfo Ruíz Cortines, expresidente de México (1952-1958) nacido en Veracruz, quien, tras quedar huérfano de padre a los dos meses de nacido, vivió, junto a su madre, entre la pobreza y la austeridad, sin embargo, no asumió aquel evento como una derrota definitiva, por tal motivo, prefirió utilizar su tiempo para estudiar mientras trabajaba en un puesto de artesanías en el mercado municipal del puerto de Veracruz.

Su paso por la vida pública le permitió gobernar su estado natal de 1944 a 1946, cargo al que pidió licencia para integrarse como Secretario de Gobernación en el periodo presidencial de Miguel Alemán (1946-1951), posteriormente renunció al citado cargo para convertirse en el candidato a la presidencia de México, acto avalado políticamente por el presidente en turno.

Se sabe que Don Adolfo, jamás olvidó su origen humilde, lejos de convertirse en un gobernante ambicioso y arrogante, se apegó a los principios de humildad y austeridad, tal y como le enseño su madre en aquella difícil infancia porteña, su grado de honestidad era tal, que, un día, obligó a un oficial de tránsito para que le impusiera una sanción siendo presidente de la república, pues su chofer había dado una vuelta en “u” sobre avenida reforma en la Ciudad de México.

Su sello personal quedó plasmado en el discurso de toma de protesta como titular del poder ejecutivo federal, ahí señaló: “no quiero que haya obras monumentales, prefiero que el pueblo deje de tener hambre, es la hora de moderar el gasto público”, acto seguido; presentó, sin que nadie lo pidiera, su declaración patrimonial y obligó a que todo funcionario de primer nivel hiciera lo mismo.

Su primer tarea de gobierno consistió en revisar los principales contratos de obra pública asignados por el sexenio anterior, así mismo, canceló aquellos que carecían de justificación o ejecución de obra, en este sentido, dictó sanciones ejemplares, mismas que consistieron en obligar a los empresarios fraudulentos a retribuir a la hacienda pública hasta el doble de la cantidad cobrada de manera ilegal, mientras que aquellos que no cumplieron, fueron puestos a disposición de un juez penal para determinar su responsabilidad.

En este sentido, para quienes afirman que Andrés Manuel López Obrador al tomar protesta como presidente de México, no se atreverá a cancelar contratos celebrados por la presente administración, ya sean del rubro de telecomunicaciones, industria eléctrica o petrolera, no solo deberían revisar las andanzas de Don Adolfo Ruíz Cortines, sino además, recordar que, el presidencialismo es poder por sí mismo, y en consecuencia, ese presidencialismo (estado) tiene el monopolio para imponer sanciones bajo el uso tradicional de normas vigentes.

Que nadie se equivoque ni juegue a la candidez, la Ley y el Reglamento de Asociaciones Público Privadas, establecen que, los contratos celebrados bajo dicha modalidad, deberán contar con cláusulas para la terminación anticipada, figura que aplica cuando uno o los dos firmantes utilizaron el dolo o el soborno para su obtención.

Finalmente, se sabe que cuando Don Adolfo terminó su mandato, retornó a su vida privada en el puerto de Veracruz, desde entonces y hasta su muerte, hizo lo que más le gustaba, tomar café en austeros restaurantes con sus amigos y jugar dominó por largas horas, lejos de los reflectores públicos y sin guardias que lo custodiaran. En alguna ocasión un comensal se acercó para preguntarle: “¿qué debe hacer un presidente para tener éxito en su administración?”, a lo que solo respondió: “se trata de no sembrar para uno mismo, sino sembrar para México, lo importante no es tener poder, sino autoridad, es muy fácil herir cuando se tiene poder”.

Twitter: @carloskgv

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.