CNT Dice
  • A sufrir comunicadores chilangos, AMLO le pondrá fin al “chayote”

La tolerancia, piedra angular de la democracia

El juicio y ejecución de Jean Calas en Toulouse Francia en 1761 inspiró a Voltaire para escribir “El Tratado de la Tolerancia”. ¿pero quién era Calas y porqué sería la inspiración para la redacción de un libro?.

Jean Calas era un protestante calvinista y reconocido comerciante de la comuna de Toulouse, al casarse con Anne-Rose tuvieron seis hijos, de los cuales, uno de estos llamado Marc-Antoine decidió convertirse al catolicismo, sin embargo, una mañana resultó ahorcado en la casa, de inmediato, el pueblo se enfureció y dispersó el chisme de un supuesto filicidio empujados más por el estereotipo y la intolerancia que por la razón y la prudencia.

En aquel entonces, en los bares, cafés y plazas públicas las personas solo hablaban de aquella noticia, los parroquianos afirmaban ferozmente que aquel padre había terminado con la vida de su hijo cuando éste le confesó su intención de convertirse al catolicismo, finalmente, el barullo social contaminó a los jueces, quienes omitiendo analizar las pruebas y revisar los interrogatorios, decidieron sentenciarlo a muerte, pues prefirieron satisfacer las mentes perversas de una comunidad intolerante a la libertad religiosa.

Hoy en día, los mexicanos debemos recordar eventos trágicos que han sido marcados por la intolerancia, pues actualmente vivimos un proceso electoral peculiar, que aunque no presenta indicios de intolerancias religiosas, lo cierto es que ya muestra pruebas de intolerancias políticas, en este sentido, la nación enfrenta retos en materia democrática, jurídica y política, con ello, llama la atención diversos brotes de violencia e intolerancia entre seguidores de un candidato y de otro, parece que la civilidad se ausenta por largos lapsos en redes sociales y en los actos de campaña, en los cuales, aparecen sujetos ocultos bajo máscaras y en otras ocasiones a rostro abierto para denostar y agredir físicamente a políticos y seguidores, con ello, la democracia queda fuera de la contienda y la barbarie pretende imponer su postura.

Algunos críticos consideran que el estado debe redoblar la seguridad en actos de campaña, otros afirman que deben ser los candidatos quienes asuman la tarea de integrar verdaderos cuerpos de seguridad que garanticen la paz en sus actos de proselitismo, sin embargo, considero que los únicos responsables de la paz somos los ciudadanos, es la hora de asumir posturas de respeto a la opinión pública y a la libre manifestación ciudadana para militar y/o apoyar a un partido o candidato, solo el respeto, la prudencia y la tolerancia nos garantizarán un proceso electoral libre de violencia.

Si bien es cierto que en México no existe la pena de muerte como en la Toulouse de Calas, será imprescindible que estemos atentos de los “acomedidos oficiosos”,

mismos que integran turbas de iracundos agitadores de las redes sociales para dispersar falsos rumores contra Margarita Zavala o Ricardo Anaya o Andrés Manuel López Obrador o José Antonio Meade para señalarlos como supuestos delincuentes sin aportar pruebas contundentes, acciones encaminadas a denostarlos ante la opinión pública y el electorado para minar su posicionamiento electoral y atentar contra la democracia.

Es la hora de cuidar a México de personajes intolerantes, esos que pretenden dar vida al Jean Calas mexicano con la intención de aniquilarlo políticamente y dejarlo fuera del proceso electoral.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.