CNT Dice
  • En el congreso el día estuvo “padre”

¿Una guerra más?

Como era de esperarse hubo una respuesta inmediata de parte del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas ONU, en la que el Reino Unido -Rusia- condena el ataque de Estados Unidos lanzado en contra de Siria. Lo cual pareciera no tener otro fondo, ya que la ONU tiene su sede en Estados Unidos -EU- y por lo mismo sería incongruente que se procediera en contra de ese mismo país.

Ya que el desempeño de ese organismo, cuyos principios y acciones tienen como finalidad resolver los conflictos, entre las naciones adheridas a esa organización tienen motivos insuficientes, ya que no goza de la credibilidad ante los pueblos y naciones del mundo.

No obstante que el ataque estuvo dirigido supuestamente -según la prensa internacional- a dos sitios de producción de armas químicas, se trataría de instalaciones propias que donde se resguardaría un “arsenal armas químicas”.

Lo que salta a la vista es el conflicto de intereses de esa organización internacional, pero también destaca la ausencia del cumplimiento de los acuerdos firmados por los países, para conservar el concierto de la política para frenar la “carrera armamentista” y otras prácticas relacionadas con la política bélica.

El caso es similar al ataque de Estados Unidos en contra del régimen de Sadam Huseim, al principio de este segundo milenio, donde jamás habrían sido localizadas las supuestas armas químicas, no obstante que también hay quienes sustentan lo contrario, que motivaron el bombardeo de EU y que definió como la “tormenta del desierto”.

Tampoco son novedosas esas acciones bélicas ya que su interpretación depende de quien provienen, ya que serían parte de la esencia de “El justiciero” del mundo.

Pareciera que lo que se presenta actualmente en Siria es parte de la época milenaria contemporánea, sin embargo no habría que minimizar los hechos, los cuales no tienen margen de comparación con el comportamiento de las sociedades de estos tiempos. Es decir, ningún acto lesivo de la humanidad tiene margen de comparación con el encono de dos potencias.
Que a la postre podría derivar en un conflicto con magnitudes incalculable y esto podría definirse como el principio de una “nueva era” sin ignorar a quienes ven este fenómeno como una guerra más.

Con el referente de que la guerra como una “mal necesario” acompaña a la ser humano, desde su aparición en el tiempo y el espacio.
Pero también pudiera ser únicamente el despertar de un conflicto, que se achique, para el cual no podría haber un juicio a priori, sino a posteriori.

“La principal amenaza contra la libertad, contra la democracia, contra la madre tierra y contra el multilaterismo es Estados Unidos”, esto según una declaración de Evo Morales, Presidente de Ecuador y, que en su cuenta de tuitter, señala que “América Latina no es el patio trasero de nadie”.

Además destaca. “Desde la Cumbre de las Américas, junto a pueblos hermanos de América Latina”. Dijo: “demandamos al imperio estadunidense detener la masacre en Siria, levantar el bloqueo criminal contra Cuba, parar el golpismo en Venezuela y suspender su muro racista contra México”, acotó.

El un posicionamiento viene a colación, porque cualquiera de los movimientos pacifistas, no deben tener motivaciones sólo para frenar la “carrera armamentista” como tal o para pacifista el mundo, sino promoviendo acciones, los gobiernos internacionales deberían enfoca sus políticas a evitar el concepto utópico de una paz aislada de otros elementos relacionados con la vida social.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.