CNT Dice
  • A sufrir comunicadores chilangos, AMLO le pondrá fin al “chayote”

Hamlet y el Bronco

Cuando William Shakespeare escribió Hamlet, lo hizo para definirnos algunas de las personalidades que habitan en el ser humano; una es la valentía, otra el aferramiento y de fondo el egoísmo, ellas definieron al Príncipe Hamlet, actor principal de aquel guion teatral del siglo XVII. Siendo así, la historia comienza cuando Hamlet se entera que su padre, el Rey de Dinamarca fue asesinado por el tío Claudio para quedarse con el reino, a partir de ahí, el primer actor se implantó como meta desenmascararlo ante su pueblo para quitarle la corona, y así la historia corre entre las ambivalencias del amor, el odio, la cordura, la locura y la venganza.

Las peripecias que afrontó Hamlet, quién buscaba economizar sus medios para que los pequeños esfuerzos le permitieran castigar a su tío, fueron afectadas por el aferramiento y el egoísmo que le impidieron prever las fatales consecuencias, mismas que no solo acabaron son su vida en la batalla final contra Laertes, sino también con la vida de su madre, la reina Gertrudis.

Saliéndonos un momento de la Dinamarca de Hamlet para entrar al tema político mexicano, nuestra democracia parece haber recibido un gancho al hígado con la reciente incorporación de Jaime Rodríguez “El Bronco” a la boleta electoral, con ello, se alteró el ajedrez político, y no solo me refiero a un tema de impresión de boleta electoral, sino a lo peligroso que es generar incertidumbre en un país afectado por la desconfianza social, la corrupción, la delincuencia, la violencia y el desempleo.

Una cosa es la “sana incertidumbre” misma que con sabiduría y razonamiento puede enfrentar el ser humano y el sistema político, pero la “insana certidumbre” que nace de actos premeditados o mal calculados por uno o varios promotores pueden descarrilar el tren de la democracia y la paz, recordemos que nuestro país lo vivió en 1998 con la caída del sistema y en 1994 con la muerte de Luis Donaldo Colosio, que si bien es cierto, pueden ser hechos muy distintos, lo que también es cierto, es que todos tienen el mismo potencial para detonar una caterva de desgracias, tal y como el Rey Claudio dijo a la Reina Gertrudis “cuando los males llegan, no vienen separados como espías, sino reunidos en batallones”.

La culpa no es del indio, sino de quien lo hace compadre, jamás sientes en tu mesa a un vulgar, pues no está preparado para comportarse a la altura, ahora resulta que “El Bronco” se declara listo para demandar al Instituto Nacional Electoral por supuestos atropellos a sus derechos políticos, ¡caray! en verdad que la ignorancia también es un peligro para México, solo espero que el Vito Corleone que lo apadrinó sepa sujetar la correa del neolonés, pues como decía el político tamaulipeco Manuel “El Meme” Garza, “cada perro tiene su dueño”, y éste debe analizar las consecuencias.

Finalmente, sería recomendable que Jaime Rodríguez reflexionara en las siguientes palabras que Hamlet dirigió a Horacio en la segunda escena del quinto acto, “es peligroso cuando el inferior se mete entre las puntas de las espadas de dos enemigos poderosos”, pues en los acuerdos superiores jamás importará la situación política y jurídica de actores secundarios.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.