CNT Dice
  • CNT cumple 11 años de informar, siempre en el centro de la noticia

Los que se han ido

En los más de 17 meses que lleva la actual administración estatal, se han bajado (o los han bajado) del barco seis Secretarios y tres Directores de Institutos.

Independientemente de que si se fueron por malos o por ir en busca de otros proyectos, hay que ver si sus “refuerzos” han hecho mejor las cosas, o bien, no funcionaron y hubieran estado mejor los que se fueron.

Claro, hay algunos a los que aún no llegan sus relevos y las dependencias, o mejoraron, o se han vuelto más grises de lo que se esperaba.

La primer baja se dio a inicios del año pasado. Lydia Madero dejó la Secretaría de Salud envuelta en medio de conflictos, molestias laborales, falta de recursos y parálisis de campañas, programas ¡y presupuestos!

Llegó Gloria Molina, a quien le dieron al tigre suelto y le tocó amarrarlo. No ha sido fácil y lejos de ayudar, empeoró las cosas en un inicio, a tal grado que el índice de casos de enfermedades… de muchísimas enfermedades se disparó hasta en un doscientos por ciento. Además de la crisis que se dio por la falta de medicamentos. Eso sin contar con la arrogancia con la que se condujo la secretaria. A un año de su nombramiento, Gloria Molina se ha mantenido en su puesto, le bajó dos rayitas a su carácter y medio niveló las cosas. Aún le falta mucho por hacer, pero quizás el cambio sirvió.

Otro caso fue el de Gonzalo Alemán de Desarrollo Rural. Dejó el barco por presuntas “grillas” internas. Tenía proyectos buenos para echar a andar y no le dieron tiempo ni confianza. Había sacado adelante conflictos y los trabajó bien; pero entró en su sustitución Ariel Longoria que ha mantenido estancado al sector y no ha implementado nada nuevo; es más, siguen parados muchos proyectos y es un área que ha sido gris en el actual gobierno. Un cambio que hasta el momento no ha funcionado.

El tercer movimiento fue en la Secretaría de Finanzas. Se fue Gabriela García Velázquez, quien había desempeñado un papel discreto, aunque mantenía la lana paralizada. Su lugar fue tomado por María de Lourdes Arteaga, de chamba también muy discreta aunque el dinero comenzó a fluir y los programas en esa dependencia también se agilizaron a raiz de su llegada. Quizás el movimiento también fue positivo, desde luego, con sus asegunes.

Meses más tarde, renunció a la Secretaría de Desarrollo Económico, Carlos W. Talancón, en un cambio que sorprendió a muchos. Y es que había hecho bien su trabajo, había cumplido con los primeros objetivos, y quizás, haya sido el que mejor se había desempeñado. Su dimisión al cargo se dio a mediados de noviembre pasado, es decir, hace cuatro meses y hasta la fecha no se ha nombrado al sucesor. Mientras tanto, la dependencia sigue paralizada. No fue un cambio bueno.

En enero, ya de este año, Jesús Nadder dejó la Secretaría de Administración. Hizo bien su chamba. Quizás sus decisiones no hayan sido muy del agrado de muchísimos trabajadores, sin embargo, él cumplió con las instrucciones que le dieron, y lo hizo bien. Insisto, no podríamos asegurar que su trabajo haya sido el adecuado, pero hizo lo que le dijeron que tenía que hacer. Hasta ahora no ha llegado su relevo. Su renuncia se debió porque se fue a buscar un cargo de elección popular.

Hace unas semanas renunció Luis Felipe López a la Secretaría de Seguridad Pública. Usted, amable lector, es el mejor juez para decir si su trabajo fue bueno o malo. Su sustituto apenas llegó y es muy temprano para hacer un balance, pero ojalá que ese cambio sea positivo.

También este año dejó al Instituto de Cultura Luis Sottil “el artísta (tamaulipeco) del año”. También, desde que llegó estuvo en medio de la polémica por sus viajes, sus auto regalos, auto elogios, despreciar a los artístas locales y no vivir, ya no digo en Tamaulipas, ni si quiera en el país. No hizo gran cosa en el ITCA y hasta el momento no han nombrado al titular del área a más de un mes de su salida. El cambio, venga quien venga, será bueno.

Otro Director que dejó el cargo, fue el de los jóvenes, Carlos Maron. Poco hizo. Salvo uno que otro programita, no trabajó en algo relevante ni “rescató” a ningún chavo. Redujo becas y apoyos y fue muy selectivo. A un día de su dimisión, no han nombrado a su refuerzo.

Estos, entre otros, son los que han dejado el barco del gobierno estatal, y ustedes, amables lectores, son los que al final tendrán el mejor análisis y reflexión sobre si han sido buenos y positivos los cambios que se han dado.

En Cinco Palabras: Y aún faltan muchos más.

PUNTO FINAL.- “A todos nos gustaría votar por el mejor candidato, pero nadie lo postula”. Kin Hubbard.

Twitter: @Mauri_Zapata

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.