CNT Dice
  • Se pelean tres la jefatura de prensa del próximo gobierno municipal de #CdVictoria

Melhem, too late?

Quizás el riobravense nunca se dio por enterado, no lo aquilató o valoró bien. Pero en la víspera del destape tricolor, durante los meses finales de 2015 y las primeras semanas de 2016, en todas las trincheras de su partido, EDGARDO MELHEM era visto como una especie de “comodín”.

Tendría poder de convocatoria en todos los equipos. El lugar común para referirse a este personaje era su ventaja de no estar peleado con ningún grupo al interior del PRI y, por ende, tampoco enfrentar vetos.

Pese a ello no se movió lo necesario, ni entre cúpulas ni en terreno llano. Excedido en su cautela, se mantuvo a la saga, tal vez en espera de un golpe de suerte.

Al final, el resultado es de sobra conocido. Destapan a BALTAZAR y este pierde de manera deshonrosa ante CABEZA DE VACA.

Goliza, blanqueada o tranquiza, según el deporte que usted prefiera, futbol, beisbol, box, lucha libre. En dominó hubiera sido “zapato”.

Y bueno, que no siempre lleguen a candidatos los mejor capacitados para dar la pelea por su partido es una de las inconveniencias más visibles del dedazo.

Cuando la identidad del beneficiario depende de una sola persona (el presidente PEÑA) aconsejado por sus más cercanos (VIDEGARAY, por ejemplo) se abre la posibilidad de que un factor de orden subjetivo como es el afecto contamine el análisis previo.

Aprecio, aunque también cercanía de intereses. Alguien más dirá complicidad, connivencia. Socios y negocios en común.

Aunque por uno o por otro motivo, no opera una causa eficiente como pudiera ser la popularidad, la estadística, los números que otorguen soporte al aspirante. Y menos aún el respectivo plan de acción, la oferta política, el programa de trabajo.

En un sistema competitivo, cuando razones de orden personal catapultan a un candidato, la historia puede terminar de manera abrupta, como un parto de los montes. Frentazo.

Así ocurrió con HINOJOSA y podría sucederle a otro amigo de VIDEGARAY, el señor JOSÉ ANTONIO MEADE, si no le inyecta estamina a su hoy endeble discurso preelectoral.

Ciertamente, ser candidato del partido oficial ya no es sinónimo de llegar al cargo. La competencia castiga duro a los incompetentes.

El tema es que el abogado MELHEM SALINAS ya levantó la mano para un escaño senatorial donde lo que sobran son tiradores por ese partido. A menos que quiera lanzarse por MORENA, aunque también hay bastante gente haciendo fila.

Algo que quizás juega en contra de cuadros interesantes como EDGARDO es el culto desmedido a la disciplina.

Cuestión de enumerar al centenar de figuras que ni las manos metieron durante el primer año posterior a la derrota, dejando a sus bases en la indefensión total.

Ahora manifiestan su deseo de ser considerados en las listas, MELHEM y muchos más. Están cerca las definiciones, ya vienen los destapes, los antes extraviados prohombres del tricolor salen de entre las sombras para acercar las manos al fogón.

La pregunta es si no es demasiado tarde. ¿Dónde estuvieron antes?…

Antaño, cuando el PRI gobernó Tamaulipas, cualquier pretexto era bueno para presentarse en toda suerte de borchinchos, los 12 meses del año.

Festividades, aniversarios y hasta eventos culturales. O como decían los burlones de antaño: bodas, bautizos, primeras comuniones.

El caso era ser vistos, de cerca o de lejos, entrando o saliendo, a pie o en camioneta, siempre con cara de circunstancia.

La mirada puesta en el futuro, abrazando a sus conocidos como si fueran amigos de toda la vida, pegando de voces, intercambiando sonoras palmadas en la espalda. Esto cambió diametralmente con la derrota.

Quienes hoy se acercan a la zona de derrumbe, lo hacen para ver que rescatan entre los escombros, procurando que les alcance para trepar a las legislaturas venideras, en ambas cámaras. Arrancan lento y con demora. Too late?

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.