CNT Dice
  • PRI calienta motores

Una sesión en la que no llegó el debate

*Se esperaba una sesión áspera, pero la discusión no llegó, priistas y panistas dieron su brazo a torcer.

Cd. Victoria, Tam.- Había prisa por aprobarlo, pero es el tema que más trabajo le ha costado al Presidente de la Junta de Coordinación Política, Carlos García González lograr los consensos.
 
Desde días antes, el Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (GPPRI) ha laborado tiempos extras. De hecho consultó con despachos jurídicos y contables todo lo relacionado al asunto del refinanciamiento de la deuda estatal.
 
Era el punto medular de la sesión extraordinaria de este miércoles y lo que motivó la convocatoria para esa plenaria. Ahora los priistas se pusieron duros y refutaron varios de los puntos.
 
De hecho, pidieron una prórroga para comenzar la sesión, que estaba programada para las 17:00 horas, pero eran las 18:00 y seguían en su sala de juntas estableciendo su posicionamiento. Ahí comieron no llegaban a un acuerdo.
 
Los panistas, también se juntaron en su sala, en donde del mismo modo les llevaron de comer y sólo esperaban la voz de arranque, pero su defensa estaba puesta.
 
Llegaron 35 de los 36 integrantes del Pleno. Faltó el priista Gerardo Balderas, que al final de cuentas, su posición es siempre en contrasentido a lo que haga su bancada, sea el tema que sea.
 
Entonces por él no habría que preocuparse. El asunto es que para aprobar el documento se requerían de 24 sufragios a favor y Carlos García, así como sus principales operadores, seguían consensando los votos 21, 22, 23 y el tan ansiado 24.
 
El PRI, a través de Alejandro Etienne marcó a García González y le dijo que ya estaban listos para la sesión. Entonces el panista dio aviso a los suyos y comenzaron a copar el Salón de Plenos.
 
Eran las 18:33 cuando inició la sesión. Más de una hora y media después, y todavía así los priistas no estaban al cien por ciento.
 Para conducir una sesión que se estimaba áspera, Carlos García decidió que Galfiro Salinas fuera el Presidente de la Mesa Directiva; los tricolores avalaron, pero con la condición de que Rafael González Benavides estuviera como Secretario. Y así fue.
 
El punto dos era lo del refinanciamiento, pero nuevamente Etienne Llano pidió que se moviera, “necesitamos tiempo para conformar nuestro posicionamiento”, argumentó. El PAN accedió y lo pasó al 10 de 22 que iban a tratar. Pero en el transcurso de la sesión solicitaron más tiempo y al final quedó en el punto número 16.
 
Dieron las 21:17 horas y comenzó la discusión de ese refinanciamiento. Etienne ya estaba bien agarrado de los descansabrazos de su curul. Carlos, se veía inquieto y se paraba de su asiento para ir a platicar con los suyos.
 
Como era de esperarse, Carlos García comenzó con el tema para leer el dictamen. Hasta ahí todo iba tranquilo y hasta ágil, “hay que hacer ínfisis (sic) de que esto es muy impartante (sic)”, dijo en Tribuna. Pero después de la lectura vendría lo mejor…
 
En lo general no hubo debates, se aprobó con 33 votos a favor, uno en contra del priista Anto Tovar y una abstención de la de Morena, María de la Luz Castillo.
 
Pero en lo particular, fue cuando se dio la discusión. El primero en hablar fue el panista Ciro Hernández, quien propuso modificar el artículo quinto, para avalar créditos para reestructurar los ya vigentes.
 
El priista Alejandro Etienne se dispuso a hablar. Caminó lento, llegó a la Tribuna, se puso los lentes, carraspeó, pidió permiso para el uso de la palabra, pero sólo pidió hacer unos cambios, sin aspavientos, sin discutir, sin discernir.
 
Parecía que habría una defensa del proyecto gubernamental, para ello nuevamente el panista Caros García, subió a Tribuna, sin embargo, señaló que después del planteamiento tricolor, decidieron no increpar su postura, es decir, fue aceptada sin chistar, sin discutir, sin debatir sin discernir.
 
Rafael González Benavides espetó una sonrisa. Y así concluyó un debate que al final no se dio, que la final fue ligero, que al final, ya en el Pleno, quedó a deber.
 
 La sesión se alargó por casi las cinco horas. Diputados se fueron con el rostro cansado y con ojeras a cuestas tras una semana de intensa actividad, que al final no se reflejó en la Plenaria.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.