CNT Dice
  • PRI calienta motores

Aprueban sin chistar refinanciamiento de la deuda estatal

*El PRI solicitó sólo un cambio que fue concedida sin que hubiese un debate esperado que nunca llegó.

 

Cd. Victoria, Tam.- El Pleno del Congreso de Tamaulipas aprobó en lo general por 33 votos a favor, uno en contra del priista Anto Tovar y una abstención de la legisladora de Morena, María de la Luz Castillo, llevar a cabo el refinanciamiento de parte de la deuda pública estatal, promovida por el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca.

En sesión extraordinaria y luego de un ligero debate, sobre todo entre las bancadas del PAN y del PRI, unos defendiendo y los otros refutando algunos puntos que consideraron innecesarios, se avaló el proyecto, que fue la parte medular de la plenaria.

Tras intensos encuentros durante la semana previa, en la que incluso, legisladores del tricolor, consultaron con economistas, jurídicos y despachos contables, no daban su aval total.

Para que se aprobara ese punto, se requería de las dos terceras partes de los diputados presentes, es decir, de 24 legisladores, ya que se presentaron 35 de los 36 que integran el Pleno, faltando el “priistas” Gerardo Balderas, que al final de cuentas, significaba un voto más a favor de los panistas.

Durante la discusión del proyecto, tanto priistas como panistas lo aprobaron en general, pero había varios puntos que se reservaron en lo particular, mismos que cambiaron un poco el sentido del dictamen.

Y es que para el legislador Alejandro Etienne de la bancada tricolor, propuso algunas enmiendas, entre ellas, que se informe de manera más clara y detallado cada punto a seguir, es decir, que se transparente los recursos que se habrán de ahorrar y que el Congreso se le dé seguimiento.

Parecía que habría una defensa del proyecto gubernamental, para ello nuevamente el panista Caros García, subió a Tribuna, sin embargo, señaló que después del planteamiento tricolor, decidieron no increpar su postura, es decir, fue aceptada sin chistar, sin discutir, sin debatir sin discernir.

Al final se determinó hacer los cambios solicitados en lo particular, que fueron avalados por 33 votos a favor, uno en contra (de Anto Tovar) y una abstención (de María de la Luz Castillo).

El dictamen aprobado establece que el Ejecutivo Estatal, a través de la Secretaria de Finanzas, lleve a cabo el refinanciamiento de una parte de la deuda pública directa estatal, por un monto total de 10 mil 295 millones 910 mil 643 mil pesos.

Esto es para que sea destinado al refinanciamiento de siete créditos a cargo del Estado, modificando el esquema de recursos afectados como fuente de pago de los financiamientos, a fin de liberar los ingresos del Impuesto Sobre Nóminas, sustituyéndolo por participaciones o del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF).

Con ello se busca optimizar la afectación de las participaciones federales, además de acceder a mejores tasas de intereses, según lo establece el dictamen.

La deuda estatal al día de hoy, según el Periódico Oficial del Estado, es de 11.6 mil millones de pesos y se encuentra entre las diez mejor calificadas del país.

Para llevar a cabo la sesión, en la que además se agendaron 21 puntos más, el Presidente de la Junta de Coordinación Política, Carlos García González, propuso a un legislador con experiencia para que llevara a buenos términos la plenaria, ya que se estimaba ríspida.

Por ello, se determinó que Galfiro Salinas Mendiola, quien fue avalado por la mayoría, fuera el Presidente de la Mesa Directiva para esta extraordinaria, sin embargo, a su lado tendría a otro experimentado, el priista Rafael González Benavides.

El punto del refinanciamiento, fue el dos en el apartado de dictámenes y fue el único que de alguna manera presentó debate, el resto, prácticamente se fue rápido en una sesión que inició una hora y 33 minutos después de la cita.

Sin embargo, ante los acuerdos que no llegaban, se movió, de última hora, al punto número 16, debido a las reservas que se iban a dar y, a propuesta de los priistas, solicitaron el tiempo para conformar su posicionamiento.

La idea es que el pago de esta deuda se pueda alargar hasta 25 años, ya que esto, según la justificación, generaría liquidez “a la presente y futuras administraciones”, ya que disminuye el monto mensual del pago de capital, el cual se difiere en el tiempo.

Finalmente, luego de que se reservó el tema del “tiempo de gracia”, es decir, los 12 meses, mismo que a insistencia del tricolor se eliminó. En este punto, se quería usar ese año para no pagar dinero directo a la deuda, sino sólo los intereses, pero no se justificó y la mayoría, a propuesta del PRI, accedieron a quitarlo del documento aprobado.

La contratación  los créditos y las garantías de pago oportuno, se realizará mediante una o varias licitaciones públicas, en términos de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, a efecto de obtener las mejores condiciones de mercado, finaliza el documento.

Son nueve los créditos, de doce que hay, que habrán de refinanciarse y que, tendrá una tasa de interés más baja, con lo cual, según la iniciativa, habrá de generar un ahorro en las finanzas estatales.

La sesión se alargó durante cuatro horas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.