CNT Dice
  • El que entendió, entendió… en seguridad no se simula

Falleció George A. Romero, creador de La noche de los muertos vivientes

El cineasta neoyorquino George A. Romero, maestro del terror de serie B y del género zombie, gracias a la mítica película Night of the Living Dead, falleció ayer a los 77 años a causa de cáncer de pulmón.

Según una declaración enviada al diario Los Ángeles Times por el productor Peter Grunwald, socio de Romero desde hace tiempo, murió tras una “corta pero agresiva batalla con un cáncer de pulmón”.

Romero falleció mientras escuchaba la música de una de sus películas favoritas, The Quiet Man (1952), con su esposa, Suzanne, y su hija, Tina, a su lado, según su familia, que no ha precisado dónde murió. El cineasta dejó su impronta en el cine con Night of the Living Dead (1968), una obra de culto que influyó notoriamente en el posterior cine del género zombie.

Tras ella siguieron Dawn of the Dead (1978), Day of the Dead (1985), Land of the Dead (2005), Diary of the Dead (2007) y Survival of the Dead (2010). Con aspecto de hippie con sus gruesas gafas negras y su larga coleta blanca, George Andrew Romero nació en el Bronx, en Nueva York, el 4 de febrero de 1940 y asistió a la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh (Pensilvania), donde se graduó en Bellas Artes.

El creador fue un precursor de este género en los 60. Romero es para los aficionados el creador del moderno cine de zombies, gracias a su precursora La noche de los muertos vivientes, rodada en blanco y negro con poco más de 100 mil dólares, en 1968.

Romero demostró que para asustar a la audiencia no había que contar con grandes presupuestos. Era un apasionado del cine desde su infancia en el Bronx. Nacido en una familia de clase media descendiente de cubanos y lituanos. Tras graduarse en 1960 en la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh, se dedicó a filmar cortometrajes y programas de televisión.

Junto a sus amigos John Russo y Russell Streiner montó una productora para rodar anuncios, hasta que realizó una película de terror inspirada en una de las mejores novelas del siglo XX, Soy leyenda, de Richard Matheson.

No se complicaron la vida gracias a una historia muy sencilla, en blanco y negro, desarrollada en un pueblo invadido por zombies caníbales. En La noche de los muertos vivientes hay sangre, como imponía el creador del cine gore Herschell Gordon Lewis, pero también acción y un claro mensaje político.

La película se estrenó en unos pocos autocines y pronto prendió la mecha en sus seguidores: Wes Craven la vio en una sala de Times Square en Nueva York, John Carpenter en Los Ángeles y Dario Argento, que entonces trabajaba como crítico de cine, en Roma.

Durante los años setenta, Romero y sus amigos continuaron con el estreno de varias películas de contenido parecido. Intentó un giro en su carrera con Martin (1977), un drama con vampiros que
ridiculiza todo lo sobrenatural como creador de terror. En la película, el niño protagonista cree que es vampiro porque el cine y su familia así se lo han afirmado.

Así que Romero y sus amigos de Pittsburgh retornaron a su temática y al éxito con Zombi: el regreso de los muertos vivientes (1978), que tras haber costado poco más de un millón de dólares, recaudó más de 40 millones por todo el mundo.

En 2005 dirigió la cuarta película de la saga, La tierra de los muertos vivientes, y como acabó insatisfecho con el resultado dirigió la quinta parte dos años después, El diario de los muertos, saltándose la cronología de la saga.

Su último trabajo como director fue La resistencia de los muertos de 2009, y su último crédito como escritor aparece como creador de los personajes de Day of the Dead de Héctor Hernández Vicens, pendien­te de estreno.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.