CNT Dice
  • !Y háganle Como quieran!: Rivas a empresarios de El Mañana

Se veía venir… ceses en la Comapa

Las protestas de la prensa nacional por los crímenes de periodistas ocurridos en los últimos días, se pueden tomar como la expresión normal de un gremio que ha sido blanco constante de ataques por parte de fuerzas criminales e inclusive del mismo gobierno, que han encontrado una forma fácil de acallar críticas, silenciando a comunicadores.

El periodismo en México es una actividad de muy alto riesgo; hoy como nunca destaca la tendencia de tomar represalias mortales… parte del show, o como se le quiera llamar.

Y cuando el Presidente ENRIQUE PEÑA NIETO dijo el miércoles anterior que el Gobierno de la Republica lamenta los hechos de los últimos días y expresa la decisión de su gobierno por proteger a los periodistas del país, rematando con la emotiva frase “matando periodistas, no se mata la verdad”, quienes ejercemos esta labor, no sabemos si llorar o reírnos, de plano.

El gobierno federal, del Estado o los Ayuntamientos, no pueden garantizar la seguridad de los periodistas ni la Libertad de Expresión, la frase presidencial es una utopía, pero además una expresión disparatada, impropia de un jefe de estado.

Quesera equivocarme, por eso pregunto… ¿cómo puede proteger el gobierno a cada periodista del país?… no creo que tenga capacidad para poner un escolta o más, a cada uno de quienes ejercen una función crítica y tocan temas que pueden ser sensibles o de alto riesgo.

No hay siquiera policías suficientes en el país para cuidar la seguridad de los habitantes; hoy como nunca hacen falta elementos de seguridad en todas las corporaciones, luego entonces… ¿de dónde van a sacar escoltas para los comunicadores sociales?.

Lamento tener que decir esto, pero no se trata más que de un “bloff”… si ni siquiera pueden resolver los crímenes de docenas de periodistas muertos en este sexenio, ¿de dónde saca que el estado mexicano está en condiciones de brindar seguridad?.

Es claro que algo así, no se puede hacer ni en México, ni en ninguna parte del planeta, no hay necesidad de ser tan demagogo ante hechos que hablan por sí solos, las estadísticas no mienten y por otra parte, los periodistas del país, más que seguridad, lo que piden es justicia, por el caso de los inmolados en el ejercicio del deber.

Hay formas que pueden funcionar para mejorar la seguridad de los periodistas y acciones que se pueden establecer para asegurar cuando menos, que cuando un periodista muere en hechos de violencia relacionados con su trabajo, su familia no quede en el desamparo.

Pero nadie está viendo el tema con esa óptica, hoy en día las expresiones retoricas y el populismo desbordado se traducen en mensajes dulzones, pero tan fantasiosos, que se toman como lo que son; aunque por otra parte, cualquier periodista que se precie de serlo, sabe que morir en el campo de la batalla informativa… es caer con honor.

Que nadie se quiere morir es cierto, pero que es un peligro constante, igual que el que viven en este tiempo quienes radican en todas las regiones del país, sin importar su actividad, es también algo cierto y los periodistas, no tenemos por qué ser considerados ciudadanos de excepción.

Porque dar seguridad a una persona cuando su vida corre peligro, es una obligación del estado mexicano, sin importar cuál sea su forma de vida.

Ayer mi bandeja de entrada de mensajes en las redes sociales, amaneció repleta de comentarios de personas quejándose del desabasto de agua que está llegando a su mayor crisis en los últimos tiempos; otros preguntando que en cuanto tiempo se va a resolver esta contingencia.

En todos los casos y con el mayor respeto mi respuesta ha sido esta: pregúntenle a la COMAPA.

El gerente general de la empresa MARIO ALFONSO PÉREZ GARCÍA sigue sin dar la cara a los usuarios, dejando que las redes sociales se encarguen de hablar por él; de hecho ni en la página de Facebook de ese organismo, han puesto una sola línea para explicar las causas del desabasto y una fecha tentativa de solución.

No es una actitud normal de un funcionario, a quien debe estarle pesando ya la responsabilidad que le endilgaron a manera de “apoyo”, poniéndole una papa caliente entre las manos… cargo más propio para un enemigo, que para un pariente.

Por cierto que hablar de la COMAPA me recuerdo que de la planta alta de la Presidencia Municipal de San Fernando ya surgió la orden de expulsar de sus respectivos empleos a dos ex dirigentes del sindicato de esa empresa: MARCIAL GARCÍA GRACIA y FELIPE RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, por los sueldos que estos perciben y que están por encima de sus compañeros.

En esta nueva “limpia” orquestada por el alcalde JOSÉ RÍOS SILVA, van incluidos cuando menos tres trabajadores más, que pagarán las consecuencia de una decisión que dejará sin sustento a varias familias más… como si los trabajadores se impusieran por si mismos los sueldos que ganan.

Ante esta nueva embestida que ya se encuentra en puerta, algunos preguntan… ¿de qué sirven los golpes de pecho en el templo, cuando las acciones van enfocadas a causar un mal a personas inocentes?.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.