CNT Dice
  • Revivirán Policía Rural en Tamaulipas

El peje va solo para el 2018

No hay rival enfrente y al sistema ya se le hizo tarde.

La inteligencia de EE UU alerta de la inestabilidad en México;un informe del Director de Inteligencia Nacional pronostica el avance electoral de la izquierda en las presidenciales de 2018.

El pasado viernes 13 de enero, el periódico El País de España publicó una nota por demás interesante. Plantea en su primer párrafo:
“México ha entrado en un nuevo ciclo político. Al tiempo que Estados Unidos se aleja, la economía se enfría, la narcoviolencia persiste y las protestas callejeras pueden dispararse. En este escenario, la izquierda tiene la posibilidad de ganar las elecciones presidenciales de 2018”.
Lo más interesante de la información, publicada en la sección América, es que es el último Informe del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, quien afirma sobre nuestro país, que “…si no se reduce la fuerte desigualdad económica, los votantes pueden girar a una oposición izquierdista que propugne la marcha atrás de las reformas estructurales y los acuerdos comerciales”.
Y el único aspirante y consistente líder de la izquierda de México es Andrés Manuel López Obrador. Es muy clara la alusión.
La nota causó estupor en la clase política porque es la visión de la Inteligencia de Estados Unidos que ve en los mexicanos una irritación, un hartazgo por la persistente corrupción; una violencia e inseguridad en aumento; el debilitamiento del peso y el alto costo de la vida; la impopularidad del presidente Peña Nieto, la “misteriosa” muerte de los 43 estudiantes de Ayotzinapa que no terminan por encontrar los culpables, y por último, “el gasolinazo” que hirió de muerte al priismo y a su próximo candidato para el 2018.
En síntesis, la nota plantea los grandes problemas de México, del sistema político que ya se agotó: la pobreza, corrupción, impunidad, violencia, narcotráfico y la tensión social.
Concluye el Informe, “…de persistir las causas del malestar, las masas de ciudadanos frustrados pueden tomar las calles para desfogar su enfado”.

 

No tiene RIVAL enfrente “¡…y ya se les hizo tarde…!”

 

Sí, tirios y troyanos, apologistas y detractores, todos opinan, acusan, juzgan, pero nadie es indiferente.
Es un político controvertido, polémico, impredecible, unos lo tildan de mesiánico, intolerante, el gran caudillo de la izquierda, el emperador, y a como dé lugar lo han querido aniquilar hasta los “Chuchos” del PRD.
Lo cierto es que ahí está Andrés Manuel López Obrador, sigue incólume, firme, cómo el único auténtico líder social con autoridad moral y política que tiene este país.
El diario inglés The Economist, en la edición de este viernes 17 de marzo apunta que la posibilidad de que Andrés Manuel López Obrador triunfe en las elecciones presidenciales del 2018, “es una perspectiva que emociona a algunos mexicanos y aterroriza a otros”.
El manejo de la información del periódico Inglés es ambivalente y contradictoria por un lado señala que “el tabasqueño tiene el campo político solo para él” porque durante más de 20 años ha mostrado su convicción de ir “contra privilegios, la corrupción y el establishment político” y por otro lado subraya que “México se embarcará en un peligroso experimento político”.
La campaña de golpeteo arrecia contra el líder de Morena “Muchos, cuando escuchan su mensaje, ven en él la amenaza de un populista carismático que castiga a las empresas, debilita las instituciones y hace retroceder las reformas”.
Sin embargo, el influyente rotativo The Economist asienta que AMLO “podría ganar las elecciones del próximo año con tan sólo el 30% de los votos”, porque los votantes están enfurecidos por la corrupción, el crimen que va en aumento y el débil crecimiento económico.
Y resume: “Por ahora, López Obrador tiene el campo político sólo para él”.
Hace dos años, el prestigiado columnista, o al menos de los más leídos a nivel nacional, Ciro Gómez Leyva, se preguntaba ¿quién podría derrotar a AMLO en el 2018? Y luego de entrevistas con un sinnúmero actores políticos, concluyó que el triunfador será el Peje.
Obvio, es un exégeta partidario del Obradorismo y expone razones y argumentos irrefutables para sostener su dicho.
Entre otras cosas argumenta que el voto duro del Peje ha sido de 15 millones de votos en las dos elecciones pasadas, mucho más que los del PRI y PAN y los comicios del 18 se pueden ganar con 17 millones de sufragios.
Plantea que de los 14 millones de jóvenes que podrían votar por vez primera en una elección presidencial, difícilmente sufragarían por el PRI o el PAN y sería un voto potencial para el tabasqueño.
Afirma Gómez Leyva que el 30 % de quienes responden a las encuestas con un ‘NO’ antisistema significa un voto casi natural para Morena.
No tiene rival fuerte enfrente.
Margarita Zavala no puede con el peso del desprestigio de su esposo Felipe Calderón y además no es antisistema, es parte del mismo. El imberbe Ricardo Anaya, luego de su “misterioso acuerdo en Los Pinos”, acabó con sus pilas.
El ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno “La Bella” (así le dicen los taxistas) un panista represor y enemigo de la libertad de expresión. En su mandato hubo cientos de presos políticos y desde la Dirección de Prensa de su gobierno salían las portadas y la línea editorial de todos los periódicos. Pocos periodistas fueron independientes y sufrieron las consecuencias.
Miguel Mancera no puede solo, y cargaría con el desprestigio de un partido que con su acendrada lucha interna de tribus del PRD, que ya solo existe como embrete, como franquicia, puntualiza. Y su juego es para restarle votos al Peje en la Ciudad de México y nada más.
En el PRI el ex secretario de Hacienda Luis Videgaray y José Antonio Meade fueron sepultados por la construcción del Muro, los deportados y el “Gasolinazo”. Aurelio Nuño, como Ícaro que no obedeció a su padre Dédalo, por acercarse tanto al sol, se le quemaron las alas y se fue en caída libre al vacío como primer educando del programa “aprender a aprender de la política”.
Aseguran otros analistas que la llegada de Claudia Ruiz Massieu a la Secretaría General Adjunta, la ubica en la jugada como participante de la anticipada sucesión presidencial si Margarita Zavala candidata del PAN.
Pero como al sistema se la ha hecho tarde en darle fuerza a su candidato tricolor, el secretario de Gobernación, Osorio Chong, vive en el desgaste y en medio del “fuego amigo”, y regañado por Luis Videgaray.
Según los amanuenses que filtran información de Los Pinos, al presidente Peña Nieto solo le queda una carta, “El Caballo Negro”: José Narro Robles, ex rector de la UNAM y actual titular de la Secretaría de Salud. Un político serio, de edad avanzada, con fama de honestidad y posturas democráticas.
Los errores del presidente Enrique peña Nieto, el gasolinazo, la inseguridad, la violencia y la alianza del PRI con el PAN, dejan al tricolor en el peor de los desprestigios, “en la lona” como se dicen el argot popular.
El hartazgo popular y el voto de castigo de la clase media y enorme gasto que representa la compra de votos, ubican al PRI en el esquema de “no pactar derrotas”, porque ya está derrotado por anticipado, como dice el Maestro Carlos F. Salinas.
De los independientes, El Bronco de Nuevo León está hundido en el fraude y fiasco como político y gobernante. Emilio Álvarez Icasa, en candidato de planteamientos serios y solo eso. No tiene presencia ni fuerza.
Gerardo Fernández Noroña, es un provocador profesional y nada más.
Es decir, no hay un candidato realmente fuerte que se le pongan enfrente a López Obrador, ni los independientes.
Perdiendo tiempo pagando fuegos, al sistema ya se le hizo tarde.
El analista político que ahora escribe en el Universal y comentarista de “Radio Fórmula”, asevera que “la sociedad parece ya no tenerle miedo, al menos el miedo que tuvo en 2006. Los indecisos podrían preferirlo sobre otras opciones”.
Habría que agregar que la sociedad parece ya no tenerle miedo pero al sistema. Una prueba de ello es que en las elecciones pasadas, el PRI perdió siete de doce gubernaturas, aunque se asegure que fueron negociadas para lograr la alianza PRI-PAN en el 2018 en contra del Peje.
La gente votó en contra del PRI. Y las condiciones de ahora son más tensas que el año pasado.
López Obrador perdió con Felipe Calderón porque le faltaron representantes de casillas. En la segunda elección, lo traicionaron de su propio partido y Doña “Diabla” Esther Gordillo le hizo una mala jugada, y terminó finalmente, despreciándola.
Para el 2018 ya está preparado y es lo primero que cuidará: las casillas.
Sus adversarios dicen que falta mucho y todo puede suceder, pero Ciro Gómez Leyva asegura a pie juntillas que López Obrador será el próximo presidente de la República.
Y efectivamente, los partidos políticos y sus dirigentes ya no representan a nadie y lo que es peor, el electorado ya no cree ni en los partidos ni en los políticos y como dice Emilio Álvarez “la gente votar por el menos peor o por alguien diferente”. Y el Peje representa ese cambio y “la tercera es la vencida”.
En Tamaulipas, los votos de los priistas y los independientes, según el consenso de varios analistas, serán para Morena.
Y como dicen una de sus acérrimos: Al tiempo.
Próxima Entrega: Las Encuestas, Los Traidores del PRI y “Los Vivales” de los Partidos Políticos.
Y nos leemos mañana.
Estimado lector, si puede compartirla, muchos otros lectores se lo agradecerán.

Correos
comalymetate@hotmail.com
lahoradetodos1@gmail.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: El contenido de este sitio está protegido por CNT.